¿Son efectivos los incentivos gubernamentales para evitar la deforestación en el bosque Andino tropical?

Se estima que aproximadamente un cuarto de la población, es decir unos 1,600 millones de personas coexisten con los bosques y dependen de estos ecosistemas para su subsistencia en alimentos y energía. Particularmente, el bosque Andino tropical, es un ecosistema reconocido por su alta biodiversidad y por el potencial de fijación de carbono.

A pesar de la importancia de los bosques, la deforestación sigue avanzando a ritmos acelerados y el cambio de uso del suelo no se detiene. La pérdida de los bosques genera un impacto al bienestar humano, por cuanto reducen los servicios ecosistemas que nos prestan los bosques, aumentan la degradación ambiental e incrementan el riesgo a desastres naturales.

Para hacer frente a la pérdida de los bosques, muchos gobiernos han implementado diferentes iniciativas, como, por ejemplo, pago por servicios ambientales e incentivos a la conservación. Es en este último en el cual el Ecuador ha puesto sus esfuerzos a través del programa Socio Bosque (PSB). El PSB se enfoca a reducir la deforestación y mejorar la calidad de vida en propietarios de bosques individuales y colectivos.

Pablo Cuenca, Ph.D. Docente e Investigador de la Universidad Regional Amazónica Ikiam, publicó un artículo científico en la prestigiosa revista científica PLOS ONE, enfocado a dar respuesta si las políticas de conservación de los gobiernos son efectivas en evitar la pérdida de bosque. En esta investigación se tomó como caso de estudio el PSB.

La investigación del Dr. Cuenca y colaboradores, afirma que el PSB tiene un impacto positivo en evitar la pérdida del bosque Andino tropical. Mediante la aplicación de métodos de evaluación de impacto, se demostró que el área del PSB colectivo era de 1, 247,500 hectáreas, y si no se hubiera implementado el PSB se habría perdido un área de 11,227 hectáreas de bosque. Así mismo, de las 165,700 hectáreas de bosque protegidas por el PSB individual, se estiman que 5,733 hectáreas fueron evitadas que se deforesten por la implementación del PSB.

“La sociedad, profesionales de la conservación y tomadores de decisión, necesitan conocer qué política de conservación funciona, es decir genera un impacto, más allá de una evaluación de gestión. El siguiente paso es saber por qué las políticas de conservación funcionan o dejan de funcionar, menciona el Dr. Cuenca”.

Esta investigación es la primera en Ecuador enfocada a la evaluación de impacto de PSB a una escala nacional y forma parte del proyecto de investigación “Interacción de las políticas de conservación sobre el mecanismo pago por resultados en el Bosque Andino tropical” financiado por las becas Ensamble de SENESCYT, cuyo investigador principal es el Dr. Pablo Cuenca.