La piel de los anfibios es una fuente inagotable de moléculas bioactivas. En un estudio reciente, Proaño y colaboradores caracterizaron 18 proteínas del tipo Kazal que tienen la facultad de inhibir proteasas, incluidas la tripsina y quimotripsina, a partir de secreciones de la piel de la rana espléndida, Cruziohyla calcarifer.

El 30 de marzo de 2017 los 7 estudiantes del club científico del liceo la Condamine, participaron en la descarga de datos de la estación meteorológica móvil del Antisana.

La selva amazónica es un tesoro de biodiversidad, que contiene el 10% de las especies del planeta en sus 6,7 millones de kilómetros cuadrados. Cómo llegó a ser de esa manera ha sido duramente disputado durante décadas. Ahora, un nuevo estudio sugiere que una gran parte del bosque fue dos veces inundado por el Mar Caribe hace más de 10 millones de años, creando un mar interior de corta vida que impulsó la evolución de nuevas especies. Pero la nueva evidencia aún no ha convencido a los científicos del otro lado del debate.

Mediante un conversatorio se expusieron los resultados del proyecto de Conservación de Anfibios y Recursos Genéticos (PARG), que llevan a cabo la Universidad Regional Amazónica Ikiam, el Ministerio de Ambiente del Ecuador (MAE) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En el marco del proyecto “Diseño y aplicación de un modelo de gestión participativa que promueva la investigación, educación, conservación y uso sostenible de la Reserva Biológica Colonso Chalupas (RBCC) y su entorno aplicando el concepto de reserva de biosfera” que llevan a cabo de manera tripartita la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Universidad Regional Amazónica IKIAM. La institución académica emprendió una serie de charlas a los representantes de 23 comunidades de la zona de amortiguamiento (exteriores) de la RBCC.