Estudiantes de Ikiam inventariaron 35 cavidades de Napo

Cursar el quinto semestre de universidad y haber publicado un artículo científico demuestra la preparación que reciben los alumnos de la Universidad Regional Amazónica Ikiam.

Victoria Cárdenas, Daniel Jaque, Diana Quilumba, Anderson Ocampos, John Ortiz, Alejandro Quinteros y Naomi Toledo publicaron el artículo: ‘Aplicación de Proceso Metodológico para el Inventario Geoturístico de Cavidades Naturales en la Provincia de Napo – Ecuador’, en el Anuario Igeo de Brasil.

La motivación de los estudiantes nació de su profesor José Luis Sánchez, Doctor en Medio Ambiente y Desarrollo, quien les propuso elaborar una Guía Espeleológica de la provincia de Napo, que más tarde se convirtió en un proyecto más grande y ambicioso: conseguir la etiqueta de "Geoparque Mundial de la UNESCO". Etiqueta que pretende aumentar la conciencia de la geodiversidad y promover las mejores prácticas de protección, educación y turismo. A través de un trabajo colaborativo entre el GAD de Napo, la Sociedad Científica Espeleológica Ecuatoriana, la Universidad Ikiam y todas las comunidades kichwa se levantó información necesaria para elaborar esta guía y el artículo científico.

Se trata de un trabajo único ya que las cavernas en Napo han sido poco estudiadas y su conocimiento es limitado. De una lista inicial de 88 cavidades, se seleccionaron 35 con potencial geoturístico en las que se da a conocer la ubicación, el nivel de vulnerabilidad y las dificultades de acceso a las cavernas, como principales características.

Para el alumno Daniel Jaque el trabajo desarrollado tiene gran importancia ya que además de la caracterización de cavidades naturales con potencial para el geoturismo se ha levantado información espeleológica dispersa a nivel provincial. “Nuestro trabajo hace un análisis detallado en los campos de la geología, geomorfología, biología, agua y manifestaciones locales”.

El artículo científico realizado arrojó que las cavidades inventariadas son en un 90% con ingresos horizontales y de acceso seguro con bajos requerimientos técnicos para la exploración. Además, que cada caverna es un bien comunitario o familiar por lo que visitarlas fomenta la economía local.

Para conocer el estudio completo ingresa a: http://www.anuario.igeo.ufrj.br/2017_2/2017_2_61_73.pdf